Menu

La actual caída de los precios internacionales del café y los efectos del cambio climático están afectando a los caficultores en Centroamérica. Es por ello, que los caficultores, asociaciones vinculadas al gremio, entes gubernamentales y grandes distribuidores como  STARBUCKS están definiendo y accionando estrategias para atender el efecto social de esta crisis.

El director ejecutivo de la Asociación de Cafés Especiales de América, Ric Rhinehart, ha manifestado que “a través del fuerte apoyo a la industria del café y sus empresas líderes, grandes y pequeñas”, se podrá “establecer el escenario para un futuro de la industria del café viable”.

A continuación alguna de las medidas puestas en marcha para la recuperación de los precios y apoyo al sector de caficultores en Centroamérica:

Subsidio de ingresos a los caficultores

La empresa STARBUCKS, distribuidor y tostador de café, anunció el pasado 28 de septiembre que donará alrededor de 17 millones de euros (20 millones de dólares) a los caficultores que han sido afectados por la caída de los precios con la intención de paliar la situación de emergencia en la que se encuentran.

En un comunicado oficial la compañía anunció que los fondos serán destinados a los pequeños caficultores de Nicaragua, Guatemala, México y El Salvador “para subsidiar así sus ingresos durante la próxima temporada de cosecha en Centroamérica”.

La vicepresidenta sénior de Café Global y Te en Starbucks, Michelle Burns, ha señalado que la mayoría del café que compra la marca “proviene de pequeños caficultores y esta crisis del café en Centroamérica, debido al desplome en el precio de la semilla, no puede ignorarse”. También expresó “Tenemos un papel y una responsabilidad importante en ayudar a los pequeños agricultores a mantener su sustento. Su éxito ayudará a garantizar la productividad del café a largo plazo”.

Donación de árboles y creación de fondo para préstamos

STARBUCKS anunció además que ampliará su actual programa de donación de 100 millones de árboles y se asociará con la Federación Colombiana de Cafeteros para proporcionar 20 millones de árboles de café, apoyo técnico y suministros durante los dos próximos años a pequeños agricultores colombianos.

“Estos ejemplares reemplazarán a árboles que están disminuyendo su productividad debido a su edad o a enfermedades”. De acuerdo con lo expresado por la compañía, este aumento de la inversión “está en línea con el apoyo continuo que STARBUCKS brinda a los caficultores y sus comunidades, incluido el acceso a 50 millones de dólares (43 millones de euros) orientados a préstamos a pequeños agricultores a bajo interés”.

Fideicomiso a favor de caficultores

Específicamente en el caso de Guatemala, el Ministerio de Agricultura y la Asociación Nacional del Café (ANACAFÉ) plantearon al Congreso de ese país, el pasado 5 de septiembre, la necesidad de ampliar por 25 años más un fideicomiso por 100 millones de dólares otorgado a ese sector en 2001 con la finalidad de reactivar la caficultura por la crisis generada por los bajos precios.

La iniciativa propone la Reactivación Económica del Café cambiando la fecha de vencimiento del fideicomiso, actualmente previsto hasta 2026, para que los caficultores puedan tener acceso a los recursos hasta el año 2051.

Durante una reunión con los jefes de los partidos representados en el Congreso, el ministro guatemalteco de Agricultura, Mario Méndez, dijo que están pendientes de desembolsar 40 millones de dólares de ese fideicomiso. En Guatemala no solo la caída de los precios afectó la productividad del sector cafetalero, también la sequía y la plaga generaron efectos nocivos en la producción.

Un representante de ANACAFÉ expuso a los diputados el dimensionamiento del impacto en el sector y explicó que existen alrededor de 125.000 productores de café en Guatemala, lo cual genera 500.000 empleos directos, mientras que 2,5 millones de familias dependen del cultivo de ese grano.

El representante agregó: “Pedimos al Congreso que amplíe por 25 años el fideicomiso, no se están pidiendo fondos porque ya están”. Explicó además que la mayoría de los recursos están destinados a 121.000 productores medianos y pequeños. El resto, unos 4.000 son grandes caficultores.

El Ministro de Agricultura solicitó además de la extensión del plazo del Fideicomiso,  la aprobación de un préstamo de 285 millones de dólares que se está negociando para los caficultores con el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE). Con esos recursos se prevé elevar de 738 millones de dólares que generan anualmente las exportaciones de café a 1.805 millones de dólares.

Renovación de las plantaciones

De acuerdo con estadísticas presentadas por el Ministerio de Agricultura (Maga) en la reunión del pasado 5 de septiembre ante el Congreso de Guatemala, se expresó que más del 42 por ciento de las 150.000 hectáreas de café que se cultivan en Guatemala tienen más de 25 años, por lo que es necesario renovar las plantaciones para ser más efectivos en el mercado internacional.

Esta iniciativa ha sido puesta en práctica por países como El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua en Centroamérica. Estas renovaciones implican el cultivo de plantas de café más resistentes a la roya (hongo) que ataca a las plantaciones.

Por su gran importancia, el apoyo a la caficultura busca enfocarse en la ejecución de programas de renovación de cafetales, a través de la siembra de variedades resistentes a las principales enfermedades y la implementación de sistemas de cultivo con nuevas tecnologías. Todo ello con el fin de mantener la producción y los ingresos de quienes se dedican al trabajo en este sector.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *